Fisterra

Fisterra: El final de la Tierra

Fisterra o Finisterre, es uno de los dos epílogos del Camino de Santiago, junto con Muxía.

Un final pagano

Hemos llegado a Santiago de Compostela, y por lo tanto hemos acabado la peregrinación cristiana. No obstante, a menudo el camino nos queda corto y por ello deseamos seguir. Por necesidad o por convicción, ya sin connotaciones religiosas hacemos nuestras últimas 3 etapas: Negreira, Olveiroa y… Después de andar un par de días más, debemos tomar nuestra última decisión: ¿Fisterra? ¿Muxía? Nos decidimos por Fisterra.

El último mojón

Actualmente en este lugar encontramos nuestro kilómetro 0,000: Hemos llegado al final. Es tradición que al llegar aquí, debemos quemar simbólicamente nuestras vestiduras para, a partir de ahora volver a nuestra vida habitual pero totalmente renovados. Es cierto que el Camino nos ha cambiado. Nos ha renovado. Y hablaremos de nuestro camino casi convulsivamente, ante la incomprensión de quien nunca ha hecho el Camino de Santiago.

En el Faro, hay una instalación denominada “la vaca”, que puedes escuchar en este vídeo porque sigue funcionando cuando hay niebla densa y para prevenir a las embarcaciones cuando navegan en las proximidades. Se trata de una potente sirena acústica que debe su nombre al peculiar sonido que emite. En mi primera visita al faro no pude ver la puesta de Sol pero pude escuchar esta ensordecedora sirena.

Los albergues públicos de Finisterre cierran sus puertas sustancialmente más tarde que los demás del Camino de Santiago para dar la posibilidad a los peregrinos a admirar la concurrida puesta de sol. ¿Has estado aquí?. Es escalofriante escuchar sonoros aplausos al sol cuando desaparece definitivamente (por hoy) en el horizonte.

Epílogo

Desde hace unos años, se ha añadido una última etapa: se trata de andar desde Finisterre a Muxía o desde Muxía a Finisterre.

En mi libro Buen Camino! he dedicado a Finisterre, tanto a la localidad como al faro 24 fotos en 5 páginas.