Manjarín

¡Vaya un tramo especial!

Foncebadón, La Cruz de Ferro, Manjarín… Desde Astorga a Ponferrada pasamos por un buen número de lugares significativos del Camino de Santiago. Son los primeros pasos en el Bierzo.

Foncebadón

La fuerte emigración de mediados del siglo pasado, convirtieron Foncebadón en un lugar fantasma. Son fácilmente visibles las casas abandonadas. Aunque casi quedó desabitado, se está recuperando gracias al Camino de Santiago, que está creciendo en servicios a los peregrinos.

La Cruz de Ferro

Sólo un poco más adelante llegamos a la Cruz de Ferro. Otro de los sitios míticos del Camino. Ya en Mansilla de las Mulas se nos invitaba a recoger un guijarro, cargarlo simbólicamente con aquello de lo que queramos desprendernos, para al llegar aquí deshacernos de él.

Manjarín

Manjarín es un poblado actualmente abandonado. Permanece aquí solamente el refugio, puesto que durante años, el hospitalero Tomás ha ido recuperando edificios y estancias, y ha dotado a este lugar de una personalidad inconfundible. Te sugiero que te detengas unos minutos, aunque no tengas la intención de pernoctar aquí, disfrutes de su energía y converses con los demás peregrinos que compartan contigo su tiempo.

Y antes de Ponferrada aún tienes que pasar por El Acebo, Riego de Ambrós, Molinaseca…

Buen Camino! dedica 53 fotos desde la salida de Astorga hasta llegar a Ponferrada

Astorga

Astorga, capital de la Maragatería

Estamos en una ciudad, que tanto para el peregrino como para el turista es muy interesante. Si te interesa la cultura, es aconsejable perder unas horas en Astorga.

El Camino de Santiago ha influído desde la antigüedad en el trazado y el crecimiento de Astorga. Sus casas se han ido construyendo a lo largo del camino, sobretodo al principio de la peregrinación jacobea. Destaca su majestuosa Catedral de Santa María, del S.XV.

Palacio Episcopal de Gaudí

Antonio Gaudí, el prestigioso arquitecto catalán, proyectó este singular palacio, previsto para acoger la residencia episcopal. Recuerda someramente el palacio insignia de Disney. Más de uno cree que los dibujantes de Disney se inspiraron en este palacio. Actualmente acoge el Museo de los Caminos.

También singulares son las murallas que protegieron la ciudad antaño. Hay que salir del camino y de la zona más céntrica para observarlas. En la galería de esta misma página encontrarás una fotografía en la que podrás ver la muralla, el Palacio Episcopal y la Catedral.

El Cocido Maragato

Capítulo aparte merece esta comida típica de la Maragatería. No es un plato. ¡Es una comida completa! Entras en el restaurante, pides el cocido maragato y… Ya está. No te preocupes: te irán trayendo platos desde el primero al postre. He de confesar que me sorprendió el orden de aparición: Primero la carne del cocido; después la verdura, patatas y garbanzos; posteriormente la sopa y finalmente, eso ya normal, las natillas y el bizcocho. No puedes salir de la Maragatería sin disfrutar de este típico cocido.

Buen Camino!

Frómista

Encontramos Frómista al final de una etapa entre refrescante y aburrida. Refrescante porqué durante kilómetros andamos junto al canal de Castilla, que suministra de agua a muchas poblaciones de esta comunidad. En cambio el paisaje es monótono. Abandonamos el lateral del canal justo para acceder a la población, cruzando por encima de la esclusa.

Ha sufrido a lo largo de su historia, épocas de crecimiento, de esplendor y de decadencia. Tiene actualmente unos 1000 habitantes. A pesar de su tamaño el peregrino encontrará servicios suficientes, tanto de titularidad pública como privada.

San Martín de Frómista

La iglesia de San Martín de Frómista data del S. XV, aunque ha sido restaurada varias veces y su aspecto actual delata las recientes actuaciones. Hace singular su arquitectura la presencia de más de 300 canecillos, todos distintos, muchos de ellos representando cabezas de animales y de éstos, algunos mitológicos. También en su interior, algunos capiteles muestran escenas mitológicas.

Mi primer paso por Frómista coincidió con una restauración de la plaza que rodea a la Iglesia. En el libro “Buen Camino!” aparecen algunas fotografías con la plaza levantada

 

Santa María de Eunate S. XII

Santa María de Eunate

¿Has hecho el Camino aragonés?. Pues has pasado si o si por Santa María de Eunate. La visita es obligatoria. ¿Has hecho el Camino francés?. Pues has pasado muy muy cerca.

Una de las joyas del Camino muy cerca de Puente la Reina

Se trata de una iglesia de planta octogonal de origen incierto, pero atribuída generalmente a la orden del Temple. No existe ninguna documentación que lo demuestre pero tiene sus defensores. Data del siglo XII y su estado de conservación es muy bueno. En Buen Camino! le dedico nada menos que 14 fotos en 3 páginas. Está a muy poca distancia de Puente la Reina. Si has hecho el camino francés, cuando pasas por Obanos tienes un “cómodo” camino de tan solo 2 km que te lleva a Eunate. Lo de “cómodo” es relativo porqué, aunque el camino es bastante llano, será o no cómodo dependiendo de tu agotamiento; o sea de la distancia que lleves hoy recorrida.

En medio de un espacio llano y rodeada solamente de cultivos y silencio, Santa María de Eunate puede verse ya de lejos. Rodeada de un pseudo claustro descubierto. Sus piedras tienen abundantes marcas de los canteros que participaron en su construcción, algunas de ellas podrían insinuar su origen templario, suficiente para los que lo defienden.

Tanto en su claustro como en su interior se respira una energía sana que incita al silencio, a la meditación y a la introspección; y si eres creyente a la oración. ¿Quieres tenerla en casa?

Aunque con evidentes diferencias, Santa María de Eunate tiene cierto parecido con el Templo del Santo Sepulcro en Torres del Río.

 

 

León

León

Hemos llegado a León. Llión en leonés. Capital histórica del Reino de León y de la actual comunidad autónoma de Castilla y León. Cuando el peregrino llega aquí encuentra una gran capital, donde encontrará todos los servicios que pueda desear. Podeis ver en las fotografías de la galería, algunas de las que se publican en Buen Camino!

La Pulchra Leonina

Capítulo aparte merece la Catedral a la que se conoce por este nombre: La Pulchra Leonina. Sus 1800 metros cuadrados de vidrieras le dan a su interior una luz y una calidez, que lo convierten en un espacio idóneo para el recogimiento interior, la meditación y la oración.

Hospital de San Marcos

Casi a la salida de la ciudad, nos topamos con un monumento extraordinario: el antiguo hospital de peregrinos de San Marcos. Por la riqueza de su fachada sorprende que su uso primigenio hubiera sido la acogida de peregrinos. Actualmente, igual como ha pasado con otros hospitales del camino, se ha convertido en un lujoso y exclusivo parador de turismo. Justo enfrente de la entrada, un modesto monumento al peregrino nos recuerda la utilidad histórica del edificio

¿Te perdiste las espectaculares vidrieras de “La Pulchra Leonina”?

Zubiri

Zubiri

Después de nuestra salida de Roncesvalles, haremos nuestra primera parada en Zubiri o quizás en Larrasoaña, solo un par de kilómetros más allá. Si has iniciado tu camino en Sant Jean Pied de Port o incluso antes, para llegar a Roncesvalles has asumido un desnivel positivo muy importante. En cambio en esta etapa ha sido constante la bajada, con el consiguiente castigo para las piernas. Se agradece el descanso.

Zubiri es una pequeña población pero que ofrece los servicios básicos al peregrino. Hay varios albergues privados además del público.

El puente de la Rabia

Entramos en la población precisamente cruzando un puente al que se denomina popularmente como “el puente de la rabia”, pues existe la leyenda de que cuando un animal estaba afectado por esta enfermedad podía sanarse si rodeaba el pilar central de este puente.

Puedes visitar también la iglesia local, con un humilde pero atractivo retablo.

Buen Camino! contiene 10 fotografías de Zubiri

Santiago

Santiago de Compostela: ¡Hemos llegado!

Santiago de Compostela es el final cristiano de nuestra peregrinación. Algunos llegan aquí después de 3 días, mientras que otros llevan andando varias semanas. Algunos han andado los últimos 100 km, mientras que otros pueden acercarse o superar los 1000 km. Un sentimiento contradictorio nos invade: Comenzamos nuestra andadura para llegar aquí, pero: ¿deseamos realmente finalizar?. Es fácil ver en cualquier momento, en la praza do Obradoiro o en el interior de la Catedral, a alguien llorando de emoción. Para los que deseen continuar, una prolongación pagana nos puede llevar a Fisterra o a Muxía. Evidentemente, en Buen Camino! se le dedica un espacio considerable: nada menos que 47 fotos en 9 páginas.

La catedral

La ciudad de Santiago de Compostela es nuestra meta desde que empezamos a andar, pero nuestra meta real es su Catedral. Seas o no creyente; hayas hecho tu camino por motivos religiosos o cualquier otro, entrar en la Catedral después de nuestra andadura, emociona. Es difícil resistirse a la asistencia, como mínimo a una de las misas. Es también difícil resistirse – cómo no- a entrar varias veces mientras estamos en Santiago.

En una de las misas, -generalmente al mediodía- se lee el punto de origen de los peregrinos que hoy han llegado a Santiago y que han recogido su Compostela en la Oficina del Peregrino.

El vuelo del Botafumeiro es espectacular y habitualmente suele hacer un vuelo diario, aunque (según algunas informaciones) debe ser patrocinado. Debe su origen hace más de 800 años y se usaba para purificar el aire de la Catedral debido a las multitudes que diariamente se agolpaban en ella.

Santiago peregrina

Santiago de Compostela está vinculada desde tiempos remotos a la peregrinación. En cualquier época del año es fácil distinguir entre sus visitantes a los que hemos llegado aquí como peregrinos. Evidentemente, el lugar más visitado por nuestra comunidad es la Catedral de Santiago, justo antes o después de la Oficina del Peregrino, donde debemos ir para recoger nuestra Compostela. Se trata, como ya sabes, del certificado o comprobante de nuestra andadura que hoy ha acabado y que demostraremos con nuestra credencial del peregrino y todos los sellos que demuestran nuestro camino.

Santiago turística

Pero no todos sus visitantes son peregrinos porqué hoy, Santiago de Compostela es un punto de fuerte atracción de visitantes de cualquier lugar del mundo. Desde su barrio antiguo, las losas que cubren sus calles, hasta las típicas tartas, pastas y licores, forman un entramado de atractivos a los que los visitantes no van a renunciar.

Destaca también la oferta gastronómica, toda ella de gran calidad y variedad, aunque cabe citar sus platos típicos gallegos, como las mariscadas, el pulpo o los modestos pimientos de Padrón. Aprovecha tu estancia en Santiago para disfrutar de estos placeres terrenales.

Samos

Samos

Para visitar Samos hemos de salir del trayecto por San Xil, establecido como normal, y por lo tanto decidirnos por una etapa alternativa. Ésta es la etapa que he ilustrado en Buen Camino!. Ya nos hemos topado unas cuantas veces a lo largo del Camino de Santiago con dilemas similares, pero en esta ocasión es francamente recomendable. Samos como localidad, ha nacido y crecido alrededor de su Monasterio.

El Monasterio

Varios son los atractivos que nos han hecho decidir por esta etapa alternativa. El Monasterio es conocido por el canto gregoriano de sus monjes; porqué excepcionalmente tiene dos claustros, y porqué uno de ellos tiene una sorprendente fuente denominada “de las Nereidas”.

Canto Gregoriano

¿Quién no ha oído hablar alguna vez del canto gregoriano de los monjes de Samos?. Cada tarde, los monjes ofrecen uno de sus cantos a quien quiera escucharles. Han gravado más de un disco a lo largo de los años. Si deseas disfrutar durante un rato de una sensación de paz y tanquilidad, no te pierdas uno de sus conciertos durante tu estancia en Samos.

Los claustros

Como he mencionado antes, el Monasterio tiene dos claustros. El claustro de las Nereidas tiene una fuente central denominada así: de las Nereidas, donde cuatro figuras femeninas muestran unos exuberantes senos. Si asistes a una visita guiada, es posible que te informen que los monjes que elegían este claustro para sus paseos, después debían confesarse por lo menos de un pecado de índole lujuriosa.

El segundo claustro está decorado con pinturas nuevas, de mediados del S. XX, pues tuvo que restaurarse después de un pavoroso incendio.

Sus monjes, como los de otros muchos monasterios, se dedicaban a la fabricación de bebidas espirituosas. Los vapores de estos elaborados de una de las cisternas, parece ser el origen del incendio. Dos pintores distintos decoraron las paredes de este claustro. Algunas personalidades de la época financiaron su reconstrucción y decoración, y es fácil reconocer a algunos de ellos en las pinturas.